Pericoronitis: síntomas, causas y tratamiento

¿Alguna vez ha tenido encías inflamadas que le duelen al masticar alimentos o al cepillarse los dientes? Tenga cuidado, esto podría ser un signo de ciertas afecciones, una de las cuales es la pericoronitis. ¿Cómo es la enfermedad?

¿Qué es la pericoronitis?

La pericoronitis es un tipo de trastorno bucal. Esta condición ocurre cuando hay tejido de las encías hinchado e inflamado alrededor de los dientes. Los dientes que se ven comúnmente afectados son las muelas del juicio, los terceros molares y los molares finales.

Una de las principales causas de esta afección son los molares que no pueden salir por completo, o lo que se conoce como impactación dentaria. Además, la inflamación a menudo ataca el tejido de la encía inferior, no la parte superior.

La pericoronitis se diferencia de la infección de las encías (periodontitis) en que esta afección es específica del área alrededor de los dientes en crecimiento. La causa de esta afección se asemeja a la formación de un absceso de las encías en la periodontitis, donde los restos de comida quedan atrapados debajo del tejido de las encías.

Esta condición puede ser aguda o crónica. La pericoronitis crónica tiende a causar síntomas inflamatorios leves. En los casos agudos, los síntomas son más graves, como fiebre, hinchazón e infección.

Su dentista puede sugerirle que extraiga el tejido de las encías o extraiga el diente afectado. Después de eso, el médico proporcionará un tratamiento que se centre en controlar los síntomas.

¿Qué tan común es esta enfermedad?

La pericoronitis es una enfermedad bucal bastante común. Por lo general, esta enfermedad es más común en personas que acaban de cumplir los 20 años. Esta condición es muy rara en pacientes menores de 20 años y mayores de 40 años.

El porcentaje de incidencia de esta enfermedad en pacientes de 20 a 29 años es del 81%. Puede prevenir la presencia de esta enfermedad conociendo y reduciendo los factores de riesgo existentes.

¿Cuáles son los síntomas de la pericoronitis?

Los signos y síntomas de la pericoronitis generalmente varían, dependiendo de si la condición del paciente es aguda o crónica.

Los siguientes son signos y síntomas que ocurren en casos agudos:

  • Dolor en la parte posterior del diente.
  • Hinchazón del tejido de las encías (debido a la acumulación de líquido)
  • Dolor al tragar
  • Presencia de infección
  • Problemas para dormir
  • Dificultad para abrir la boca (trismo)
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

Además, existen varios síntomas adicionales que indican que esta enfermedad es crónica, a saber:

  • mal aliento (halitosis),
  • dolor leve o entumecimiento que dura de 1 a 2 días, y
  • aparece pus de las encías, por lo que la boca se siente mal.

Puede haber signos y síntomas no mencionados anteriormente. Si tiene inquietudes sobre un síntoma en particular, consulte a su médico.

¿Cuándo debo ir al dentista?

Debe ir al dentista de inmediato si la pericoronitis ha desarrollado síntomas graves junto con fiebre e hinchazón. No se recomienda el tratamiento en el hogar y debe ser realizado por un profesional.

¿Cuáles son las causas de la pericoronitis?

La pericoronitis puede ocurrir cuando el paciente experimenta una retención dentaria, que es una condición en la que las muelas del juicio o los molares no pueden salir por completo.

En condiciones normales, el diente debería salir completamente de la encía. Sin embargo, en esta condición, los dientes solo crecen parte de las encías.

Esta condición hace que las bacterias entren fácilmente entre los dientes, por lo que se produce una infección. En el caso de esta enfermedad, la comida o la placa pueden acumularse y alojarse en los pliegues de las encías alrededor de los dientes. Si la acumulación se deja demasiado tiempo, las encías pueden irritarse.

Si la irritación y la inflamación empeoran, habrá hinchazón e infección que se extenderá a la mandíbula.

¿Cuáles son los factores que aumentan el riesgo de desarrollar pericoronitis?

La pericoronitis es una enfermedad que puede ocurrir en cualquier persona, sin importar el grupo de edad o el grupo racial. Sin embargo, existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de que una persona experimente los síntomas.

1. Edad

Hasta el 81% de las personas con esta enfermedad pertenecen al grupo de edad de 20 a 29 años. Esta afección es poco común en personas menores de 20 años o mayores de 40 años.

Por lo tanto, si se encuentra en ese grupo de edad, sus posibilidades de contraer esta enfermedad son mucho mayores.

2. Higiene bucal

Uno de los principales factores que desencadenan los problemas bucales, incluida la pericoronitis, especialmente los agudos, es la falta de higiene bucal.

Una boca sucia es muy propensa a las infecciones. Por tanto, si no cuidas bien su higiene bucal, su riesgo de desarrollar esta afección es mayor.

3. Estrés

Se informa que al menos el 66% de los casos de esta enfermedad son causados ​​por problemas emocionales, como el estrés. Si a menudo experimenta estrés y estrés, sus posibilidades de padecer esta enfermedad son mayores.

4. Sufre de una infección del tracto respiratorio superior

Aparte del estrés, otro problema de salud asociado con la inflamación de las encías es una infección de las vías respiratorias superiores. Hasta el 43% de los casos de esta enfermedad están asociados con infecciones del tracto respiratorio superior.

5. Embarazo

Aunque no se sabe exactamente por qué, el embarazo también se asocia con problemas o trastornos de la boca y las encías. Por lo tanto, su riesgo de experimentar esta enfermedad es mayor si está embarazada.

6. Muelas del juicio o molares que no salen perfectamente

Si tiene muelas del juicio o molares que no han erupcionado por completo, es más probable que desarrolle inflamación de las encías alrededor de los dientes.

Tener uno o más factores de riesgo no significa que definitivamente va a contraer una enfermedad. También existe una pequeña posibilidad de desarrollar esta afección, incluso si no tiene ninguno de los factores de riesgo.

¿Cómo se diagnostica la pericoronitis?

La información proporcionada no sustituye el consejo médico. Siempre consulte a su médico.

Los dentistas generalmente encontrarán pericoronitis durante una evaluación o examen clínico de rutina, o cuando lo estén examinando para detectar otros problemas dentales.

Al diagnosticar, el médico revisará las muelas del juicio y los molares, si hay inflamación, enrojecimiento o pus saliendo de las encías.

Además, el médico también revisará si hay pliegues o desgarros en el área afectada. A veces, su médico le recomendará que se haga una prueba de rayos X.

¿Cómo se trata o trata la pericoronitis?

Su dentista considerará qué tipo de tratamiento y tratamiento es el adecuado para usted, según su estado de salud y sus necesidades. Los siguientes son el enfoque del tratamiento para la pericoronitis:

  • Controlar o reducir el dolor alrededor de los molares.
  • Retirar la capa o pliegue de la encía que cubre la impactación.
  • Extraer dientes que no pueden salir perfectamente

Si experimenta dolor debido a un diente emergente, su dentista puede recetarle varios medicamentos que pueden ayudar a aliviar el dolor.

Durante el proceso de limpieza de la placa y las partículas de comida en las encías, el médico le administrará un anestésico local para que no sienta dolor ni dolor. Después de eso, el médico también le recetará ibuprofeno (Advil) o acetaminofén (Tylenol).

Si se presenta hinchazón o infección, el médico le recetará antibióticos, como penicilina o eritromicina (estearato de eritrocina).

¿Cuáles son algunos hábitos o prevención que se pueden hacer en casa para tratar la pericoronitis?

Aunque esta enfermedad suele ser leve, por supuesto, es mejor si la previene. Este paso también puede ayudarlo a recuperarse de la enfermedad.

La clave principal que le evitará esta enfermedad es mantener siempre limpios los dientes y la boca. Si se cepilla los dientes con diligencia al menos 2 veces al día y limpia los restos de comida entre los dientes, reducirá el riesgo de desarrollar enfermedades bucales.

También debe consultar diligentemente con el dentista, al menos cada 6 meses. Esto puede ayudar a prevenir problemas dentales y bucales y detectar temprano si existen ciertas enfermedades.

Si tiene alguna pregunta, consulte a un médico para encontrar la mejor solución para su problema.