Conozca la transfusión de plaquetas, ¿en qué se diferencia de la donación de sangre ordinaria?

Las plaquetas son componentes sanguíneos que intervienen en el proceso de coagulación de la sangre y detienen el sangrado. Ciertas enfermedades y medicamentos pueden reducir el recuento de plaquetas, lo que lleva a una afección llamada trombocitopenia. Los pacientes que experimentan una disminución drástica de las plaquetas tienen un mayor riesgo de hemorragia, por lo que a menudo se necesitan transfusiones de plaquetas para anticipar esta afección. ¿Cuál es el procedimiento? Entonces, ¿hay algún efecto secundario detrás de esto? Consulte la explicación completa a continuación.

¿Quién necesita una transfusión de plaquetas?

El número de plaquetas en condiciones normales varía de 150.000 a 450.000 piezas por microlitro de sangre. Estas plaquetas sanguíneas solo tienen un ciclo de vida de cada 10 días.

Entonces, después de 10 días, las plaquetas dañadas serán revisadas y reemplazadas por otras nuevas por la médula ósea. Después de eso, la médula ósea produce cientos de miles de nuevas plaquetas que circulan por todo el cuerpo.

Sin embargo, el proceso de producción de plaquetas puede inhibirse y causar trastornos plaquetarios. Es por eso que algunas personas pueden necesitar una transfusión de plaquetas.

Es importante saber que las transfusiones de plaquetas son diferentes de las transfusiones de sangre regulares. Si la transfusión de sangre incluye todos los componentes sanguíneos, este procedimiento solo utiliza unidades de plaquetas que se han separado de otros componentes sanguíneos.

El procedimiento de transfusión de plaquetas se realiza con el objetivo de:

  • restaurar los niveles normales de plaquetas en el cuerpo
  • prevenir hemorragias en pacientes con trombocitopenia o función plaquetaria alterada

Hay varias afecciones que causan alteraciones en los niveles de plaquetas en la sangre, por lo que la víctima necesita hacer transfusiones de plaquetas. Varias condiciones son indicaciones para una transfusión de plaquetas, que incluyen:

1. Disminución de la producción de plaquetas

La producción de plaquetas en la médula ósea puede disminuir debido a varios factores. Algunos de ellos se deben a cánceres como leucemia, ciertos tipos de anemia, infecciones virales, consumo excesivo de alcohol y fármacos quimioterápicos.

Si experimenta los siguientes signos y síntomas de plaquetas bajas, debe consultar inmediatamente a un médico:

  • Hemorragia nasal
  • Sangrado de las encías
  • Sangrado abundante durante la menstruación
  • Los moretones (hematomas) son fáciles de aparecer.
  • Aparecen manchas rojas en la piel.

2. Reorganización anormal de plaquetas

Las transfusiones de plaquetas son muy importantes para las personas que experimentan un recambio plaquetario anormal. Esta condición ocurre cuando la cantidad de plaquetas que se revisan es mayor que la producida. La causa puede provenir de varios factores, por ejemplo:

  • El embarazo
  • Disminución del recuento de plaquetas o trombocitopenia debido a una enfermedad autoinmune
  • Púrpura trombocitopénica inmunitaria
  • Síndrome urémico hemolítico, que es una infección del sistema digestivo que resulta en la formación de sustancias tóxicas que destruyen las células sanguíneas.
  • Infección bacteriana de la sangre.
  • Medicamentos que afectan el sistema inmunológico y causan la degradación de las plaquetas, como heparina, quinina, antibióticos sulfa y anticonvulsivos.

3. Hinchazón del bazo

El bazo es un órgano del tamaño de un puño ubicado en el lado izquierdo del abdomen, justo debajo de las costillas. Este órgano funciona para combatir infecciones y filtrar sustancias que la sangre no necesita. El bazo inflamado puede provocar la acumulación de plaquetas por lo que se reduce su circulación en la sangre.

¿Cómo es el procedimiento de transfusión de plaquetas?

Las plaquetas se administran en forma líquida a través de las venas del receptor del donante de transfusión. Este proceso suele tardar entre 15 y 30 minutos. Dependiendo de la condición en el momento de la transfusión, el paciente puede irse a casa inmediatamente o deberá someterse a un tratamiento primero en el hospital.

Hay dos tipos de métodos que se utilizan para obtener transfusiones de plaquetas de donantes, a saber:

1. Plaquetas de sangre total

El personal médico obtiene las plaquetas separándolas del plasma sanguíneo para obtener varias unidades de plaquetas. Una unidad de plaquetas se define como el número de plaquetas obtenidas de una unidad de sangre total.

Las plaquetas obtenidas deben pasar por una serie de procesos antes de que estén listas para su uso, es decir, eliminando los componentes de los glóbulos blancos, analizando las bacterias que contienen y dando radiación.

Una unidad de sangre completa generalmente contiene solo una pequeña cantidad de plaquetas, por lo que este tipo de transfusión generalmente requiere de 4 a 5 donantes de sangre completos. La Sociedad Estadounidense del Cáncer incluso afirma que a veces se necesitan hasta 6-10 unidades de donantes dada la dificultad de obtener plaquetas de sangre fresca.

2. Aféresis

A diferencia del método anterior, las plaquetas en aféresis son plaquetas obtenidas de un donante.

Durante este procedimiento, el donante está conectado a una máquina que separa la sangre y solo recolecta las plaquetas. Las células restantes y el plasma sanguíneo se devuelven al cuerpo del donante.

La aféresis es un procedimiento muy eficaz para recolectar plaquetas, por lo que las transfusiones no necesitan involucrar a múltiples donantes. Este método también se recomienda porque puede reducir el riesgo. aloinmunización en el receptor de la transfusión. Aloinmunización es la respuesta del sistema inmunológico a los antígenos extraños que surgen como resultado de la exposición a una gran cantidad de tejidos de donantes.

La transfusión de plaquetas es un procedimiento poco frecuente y requiere una consideración especial por parte de un médico. Los pacientes que lo padecen no escapan a los riesgos para la salud. Por tanto, tanto los donantes como los donantes receptores deben cumplir unos criterios específicos para poder realizar este procedimiento.

¿Existen riesgos y efectos secundarios de las transfusiones de plaquetas?

La transfusión de plaquetas es un procedimiento médico relativamente seguro. Las personas que se conviertan en donantes de plaquetas se someterán a una serie de pruebas para asegurarse de que están libres de cualquier enfermedad o infección, como hepatitis o VIH. Por lo tanto, el riesgo de infectarse con otras enfermedades como resultado de este procedimiento es mínimo.

Sin embargo, es posible que algunas personas que reciben donantes de plaquetas experimenten ciertos efectos secundarios. Algunos de ellos son:

  • temblando
  • aumento de la temperatura corporal
  • erupción cutánea con picazón
  • erupción cutanea

Durante el proceso de transfusión, el equipo médico controlará la temperatura corporal, el pulso y la presión arterial periódicamente. Esto es para asegurar cualquier efecto secundario que surja.

Si hay ciertas reacciones no deseadas, el equipo médico generalmente detendrá el proceso de transfusión temporalmente y tratará los síntomas que surjan. No dude en informar al equipo médico sobre cualquier síntoma o efecto que esté experimentando.

En casos raros, el cuerpo no reaccionará a las plaquetas que ingresaron al cuerpo. En otras palabras, su condición no mejora después del procedimiento de transfusión de plaquetas. Este fenómeno se conoce como resistencia a las plaquetas.

Si esto sucede, el médico realizará una serie de exámenes para averiguar la causa exacta. También es posible que le den un nuevo donante de plaquetas que puede ser más compatible con su cuerpo.