7 causas de la acumulación de grasa corporal en el estómago

Eche un vistazo a su vientre, ¿hay algún depósito de grasa allí? Todo el mundo puede tener grasa abdominal, las personas delgadas no son una excepción. No es de extrañar que muchas personas estén compitiendo por perder grasa abdominal y tener un estómago delgado, incluidas las personas delgadas. Todo está hecho, como el deporte, para conseguirlo. Sin embargo, ¿sabes qué causa la acumulación de grasa abdominal?

¿Por qué la grasa abdominal es más peligrosa que otras grasas?

La grasa del vientre, también conocida como grasa visceral, es la grasa que se acumula en los espacios entre los órganos, como el estómago, el hígado y los intestinos. Esta grasa sirve para proteger los órganos importantes del estómago. Sin embargo, una acumulación excesiva de grasa visceral tampoco es buena para la salud.

¿Por qué? La grasa visceral produce toxinas que pueden afectar el funcionamiento del cuerpo, como los compuestos de citocinas. La liberación excesiva de citocinas puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y ciertos cánceres (como cáncer de colon, esófago y páncreas).

¿Qué hace que el cuerpo acumule grasa en el estómago?

Tanto las personas obesas como las delgadas pueden tener un exceso de grasa visceral en el abdomen. Ciertamente, esto no es bueno para la salud. Varias cosas pueden ser la razón por la que tiene un exceso de grasa abdominal o visceral.

1. Sobrepeso

Cuanto mayor sea su peso, por supuesto, más grasa se acumulará en su estómago. El exceso de peso es causado por más calorías que ingresan al cuerpo que las calorías que salen. Comer demasiado y muy poca actividad física puede provocar sobrepeso.

2. Envejecimiento (menopausia)

Cuanto mayor sea, menos masa muscular tendrá y más grasa habrá en su cuerpo, incluida la grasa abdominal. La masa muscular reducida hace que su cuerpo queme menos calorías, lo que le dificulta mantener un peso normal. Por eso, las personas mayores suelen engordar con mayor facilidad.

Además, la disminución de la hormona estrógeno al entrar en la menopausia también puede afectar la distribución de la grasa en el cuerpo. Los niveles de estrógeno que bajan drásticamente durante la menopausia pueden hacer que la grasa se almacene en el abdomen, no en las caderas o los muslos. Algunas mujeres pueden tener más grasa abdominal en este momento. Esto podría deberse tanto a la genética como a la edad de la menopausia.

3. Genética

La forma en que el cuerpo almacena grasa puede verse influenciada por la genética. Los genes que regulan el cortisol y la leptina, que regulan la ingesta de calorías y el peso corporal, pueden ser responsables del almacenamiento de grasa en el cuerpo.

4. Menos movimiento

Las calorías que ingresan deben ser iguales a las calorías que salen si desea tener un peso normal. Si ingiere más calorías de las que consume, por supuesto que aumentará de peso. Esto puede suceder cuando está menos activo. Las investigaciones han demostrado que las mujeres que ven televisión más de tres horas al día tienen un mayor riesgo de obesidad abdominal (casi el doble) que las mujeres que ven menos de una hora de televisión al día.

5. Estrés

Cuando está estresado, el cuerpo libera hormonas del estrés (como la hormona cortisol) para ayudarlo a lidiar con el estrés. Sin embargo, la hormona cortisol en realidad puede causar aumento de peso cuando se produce en exceso en el cuerpo. Cuando come en exceso para lidiar con el estrés, este exceso de calorías se almacena más en el área alrededor del estómago. Esto es inseparable del papel del cortisol.

6. Falta de sueño

La falta de sueño puede ponerlo en riesgo de un aumento de peso excesivo, por lo que es más probable que tenga mucha grasa abdominal. Además de la falta de sueño, los trastornos del sueño, como la apnea del sueño, también pueden provocar aumento de peso. Esto puede deberse a que cuando tiene falta de sueño, es más probable que coma alimentos poco saludables.

7. Malos hábitos alimenticios

Comer muchos alimentos con alto contenido de azúcar y grasas (especialmente grasas trans) puede provocar una acumulación excesiva de grasa abdominal. Una baja ingesta diaria de proteínas y fibra también puede conducir a la acumulación de grasa y al aumento de peso. Esto se debe a que la ingesta adecuada de proteínas y fibra puede ayudarlo a controlar su apetito y mejorar la digestión.