Tres formas de afrontar los episodios de trastorno bipolar •

El trastorno bipolar es un trastorno mental, conocido como trastorno bipolar o depresión maníaca, que se caracteriza por cambios de humor extremos, desde estados maníacos hasta estados depresivos. Las personas que sufren de manía bipolar se sentirán excitadas, impulsivas, eufóricas y llenas de energía; luego se siente deprimido, enojado o desesperado. Los cambios de humor pueden ser muy severos y afectar su vida diaria, como mantener relaciones personales, trabajar o estudiar en la escuela. Afortunadamente, se puede curar con una combinación de medicamentos y terapia.

1. Terapia con medicamentos

Los médicos suelen recetar estabilizadores del estado de ánimo o medicamentos anticonvulsivos. También se pueden administrar antidepresivos para tratar los desencadenantes de los episodios bipolares. Los estabilizadores pueden incluir: carbonato de litio, medicamentos antipsicóticos o anticonvulsivos. Es importante recordar que se requieren medicamentos para el trastorno bipolar, por lo que se recomienda que los tome según las indicaciones. Algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios, como desencadenantes de síntomas maníacos, sobre los que debe hablar primero con su médico. El tratamiento de los episodios bipolares requiere paciencia, ya que los medicamentos pueden tardar algún tiempo en funcionar eficazmente en su afección.

Si hay un cambio en el uso de medicamentos o problemas con los síntomas, comuníquese con su médico de inmediato para obtener las instrucciones adecuadas para su afección.

2. Tratamiento psicológico

Además de la medicación, la terapia psicológica también es útil para reducir síntomas como:

  • Psicoeducación: esta terapia proporciona información importante sobre el trastorno bipolar, como causas, síntomas y prevención. Esto puede ayudarlo a comprender más sobre los episodios bipolares y las señales de advertencia para minimizar los desencadenantes.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): esta terapia, también conocida como terapia de conversación, puede ayudarlo a lidiar con los problemas cambiando sus pensamientos y su comportamiento. Durante la terapia, tendrá varias sesiones de conversación con su terapeuta para dividir su problema en secciones. El terapeuta te ayudará a analizar estas áreas y te enseñará a aplicar lo aprendido en tu vida diaria.
  • Terapia familiar: esta terapia se enfoca en las relaciones familiares y alienta a cada miembro de la familia a fortalecer las relaciones familiares para mejorar la salud mental. Se cree que la familia es el mejor tratamiento psicológico para los trastornos mentales.

3. Cambiar los hábitos de vida

Su estilo de vida diario tiene impactos tanto positivos como negativos en su salud mental. Cambiar los buenos hábitos tiene un papel importante en el tratamiento de la manía bipolar. Por lo tanto, es importante dormir lo suficiente, comer sano y realizar una actividad física saludable, como el yoga o el ejercicio todos los días. Limite y evite el uso de drogas, cigarrillos y alcohol. Si es fumador o bebedor de alcohol, debe dejar de fumar o beber alcohol, ya que pueden empeorar el trastorno física y mentalmente. Aprenda a lidiar con el estrés y planifique la relajación y la diversión que pueden ayudarlo a equilibrar su estado de ánimo de manera adecuada. Puede pedirle a su familia o amigos que lo apoyen. Visitar al médico con regularidad también es bueno para controlar los episodios bipolares.