Verduras crudas para mujeres embarazadas, ¿son seguras para la salud? |

Además de los alimentos básicos y las guarniciones, las verduras deben incluirse en la dieta diaria. Además de cocinarse primero, las verduras también se pueden disfrutar crudas, como verduras frescas, ensaladas o karedok. Aunque es saludable, ¿es seguro comer vegetales crudos para las mujeres embarazadas? ¡Vamos, entienda más sobre esto en la siguiente revisión!

¿Son las verduras crudas seguras para las mujeres embarazadas?

Hay muchas formas de procesar verduras. Puede disfrutarlo salteándolo, hirviéndolo, haciendo una sopa o asándolo a la parrilla.

Sin embargo, algunos tipos de cocina sirven una variedad de verduras mixtas que no se cocinan de antemano o que están crudas, como las verduras frescas.

Quizás se esté preguntando, ¿las mujeres embarazadas pueden comer verduras crudas y otras verduras crudas?

En realidad, comer verduras crudas está bien para las mujeres embarazadas, pero debe tener cuidado.

La razón es que los gérmenes y bacterias que se encuentran en las verduras todavía están vivos porque no se cocinan.

Como resultado, corre el riesgo de infectarse con enfermedades causadas por gérmenes y bacterias que ingresan al cuerpo.

¿Cuáles son los peligros que se pueden ocasionar si la madre ingiere vegetales crudos durante el embarazo?

Según la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), las frutas y verduras crudas permiten que ciertas bacterias vivan y no se pierdan, especialmente si no se lavan a fondo.

Algunas bacterias que pueden estar presentes en vegetales crudos como Salmonela y E. coli.

Estas bacterias pueden causar diversos problemas digestivos en mujeres embarazadas como:

  • nauseabundo,
  • mordaza,
  • acidez,
  • Diarrea ,
  • fiebre,
  • dolor de cabeza,
  • cuerpo de sudor frío, y
  • heces con sangre.

En casos más graves, infecciones bacterianas. E. coli puede envenenar los vasos sanguíneos, causar daño a los riñones e incluso riesgo de muerte.

La diarrea es el síntoma más común en mujeres embarazadas debido al consumo de verduras crudas.

No debe subestimar esta condición porque puede causar una falta de líquidos y nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo fetal.

En casos más graves, un feto contaminado con bacterias E. coli riesgo de aborto espontáneo o muerte.

Esto se basa en un estudio publicado por la revista Microbiología clínica e infección .

Además del riesgo de que las bacterias causen trastornos digestivos, las verduras crudas para las mujeres embarazadas también pueden causar contaminación con la bacteria Toxoplasma, que es muy peligrosa para el bebé en el útero.

Con el lanzamiento de la FDA, la infección por Toxoplasma durante el embarazo puede hacer que el bebé experimente pérdida de audición, problemas intelectuales, trastornos cerebrales y ceguera.

Consejos para estar seguro si quiere comer verduras crudas durante el embarazo

Las verduras contienen fibra, vitaminas y minerales que son importantes para la salud de la madre y también apoyan el crecimiento del feto.

Es por eso que las mujeres embarazadas no deben carecer de la ingesta de verduras durante el embarazo. Tanto las verduras cocidas como las crudas tienen sus ventajas.

Para las verduras cocidas, además de hacer que la textura sea más tierna, la cocción de las verduras también puede cambiar el contenido de ciertos compuestos en ellas para que sean más fáciles de digerir por el cuerpo.

Aunque comer verduras crudas no es menos beneficioso.

Además de mantener la textura crujiente, dejarla cruda también puede evitar que se dañe el contenido nutricional de las verduras.

Lo que debe evitarse de las verduras crudas para las mujeres embarazadas es el riesgo de contaminación bacteriana de la enfermedad.

Para estar libre de bacterias, hay varias formas de hacerlo, que incluyen:

  • Lave las frutas y verduras crudas con agua corriente, no las sumerja en un recipiente.
  • Asegúrese de pelar y desechar la piel exterior de la fruta, verdura o tubérculo.
  • Lave las verduras hasta los pliegues de las hojas y las partes ocultas.
  • No utilice productos de limpieza (jabón) para lavar verduras. Simplemente frote la superficie de las verduras y frutas con agua corriente.
  • Puede utilizar un cepillo limpio especial para eliminar la suciedad que aún esté adherida a la superficie de las frutas y verduras.
  • Deseche cualquier parte dañada o podrida de verduras y frutas.
  • Asegúrese de que los utensilios de cocina utilizados para cortar verduras estén limpios y no se utilicen.
  • No coloque verduras crudas en recipientes que se utilizan para procesar pescado, carne, pollo o huevos crudos.

Antes de decidir comer verduras crudas para mujeres embarazadas, es mejor consultar primero a un médico.

Los médicos ayudarán a elegir verduras y frutas que sean seguras y apropiadas para apoyar el embarazo.

Para anticipar los diversos riesgos de contaminación bacteriana, también puede ser más astuto que las verduras que se utilizarán como verduras frescas o ensaladas cocinándolas brevemente hasta que estén medio cocidas antes de comerlas.

Evite comer este tipo de vegetales crudos para quedar embarazada

Aunque es seguro, la FDA advierte que no todas las verduras crudas pueden ser consumidas por mujeres embarazadas.

Algunas verduras que debes evitar son:

  • brotes (brotes de soja),
  • Hoja de trébol,
  • nabo,
  • rábano rojo, y
  • frijol mungo.

Se sabe que estos tipos de verduras se contaminan fácilmente con bacterias. Las bacterias pueden infiltrarse en las semillas a través de las grietas de la piel que se abren antes de que la planta crezca.

Si ha entrado en las semillas, por supuesto, eliminar las bacterias lavándolas solo no funcionará.

Por lo tanto, además de lavarse a fondo, este tipo de verduras deben cocinarse bien para que la temperatura caliente pueda matar las bacterias que están arraigadas en ellas.