Información completa sobre fracturas de cuello (fracturas cervicales)

Las fracturas pueden ocurrir en cualquier estructura ósea en cualquier parte del cuerpo, incluido el cuello. Las fracturas del cuello o las fracturas cervicales son afecciones graves que requieren atención médica inmediata para prevenir la parálisis e incluso la muerte. Aquí hay una descripción general completa de las fracturas de cuello uterino, incluidos los síntomas, las causas y los tratamientos comunes.

¿Qué es una fractura cervical o una fractura cervical?

Una fractura cervical o una fractura cervical es una afección en la que uno de los siete huesos del cuello está roto o fracturado. Las siete vértebras cervicales son en sí mismas la parte superior de la columna, que sirve para sostener la cabeza y conectarla con los hombros y el cuerpo.

Cualquier lesión o daño en la columna puede causar pérdida de sensibilidad, parálisis permanente o incluso la muerte instantánea. La razón es que la médula espinal que contiene es parte del sistema nervioso central que controla todos los sistemas del cuerpo, incluido el sistema de movimiento humano.

Por lo tanto, las fracturas en el cuello requieren atención médica inmediata para prevenir estas cosas no deseadas.

Signos y síntomas de fractura cervical o fractura cervical

Los síntomas de una fractura de cuello uterino pueden variar de una persona a otra, según la parte del hueso fracturada, la gravedad y otras lesiones asociadas. Sin embargo, en general, los signos y síntomas de una fractura cervical que se pueden experimentar incluyen:

  • Dolor o sensibilidad en el cuello que generalmente es severo, especialmente al mover o presionar un área rota o agrietada.
  • Dolor que se irradia desde el cuello hasta el hombro o el brazo.
  • Hinchazón, hematomas y sensibilidad en la zona del cuello.
  • El cuello se siente rígido o tiene dificultad para mover el cuello y otras partes del cuerpo a su alrededor.
  • Entumecimiento, pérdida de sensibilidad, sensación de debilidad o incluso paralización de brazos o piernas.
  • Disminución del equilibrio corporal.

En casos muy graves, las fracturas cervicales también pueden causar hemorragia interna, especialmente si el hueso roto daña los vasos sanguíneos circundantes.

Puede haber otros síntomas no mencionados anteriormente. Si experimenta alguno de estos signos o le preocupa algún síntoma, especialmente si ha sufrido recientemente una lesión en el cuello, debe buscar atención médica de inmediato para recibir el tratamiento adecuado.

Causas de las fracturas cervicales a tener en cuenta

La principal causa de fracturas o fracturas es una lesión o un traumatismo debido a la presión o el impacto en determinadas partes del cuerpo. En las fracturas cervicales, estas lesiones e impactos generalmente provienen de una colisión o un accidente automovilístico, ya sea un automóvil o una motocicleta.

Además, una caída desde una altura o un golpe directo en la cabeza o el cuello también pueden provocar fracturas cervicales. Las fracturas en esta parte del hueso también pueden ocurrir debido a una torsión fuerte y repentina del cuello o forzada.

Además de estas condiciones, las fracturas cervicales también pueden ocurrir debido al impacto durante los deportes de contacto físico, como el rugby, el hockey, la lucha libre o el fútbol. Sin embargo, las lesiones durante los deportes sin contacto también pueden ser una de las causas, como bucear en zonas poco profundas, caídas al esquiar, surfear, montar a caballo, andar en bicicleta y carreras de motos, así como las lesiones durante el levantamiento de pesas o la gimnasia.

Además de las causas anteriores, existen varios factores que aumentan el riesgo de que una persona sufra una fractura en el cuello. Estos son esos factores de riesgo:

  • Anciano.
  • Condiciones que debilitan los huesos, como osteoporosis o cáncer.
  • Deportistas o practicando deportes de contacto físico, como fútbol, ​​rugby, hockey, etc.
  • No usar cinturones de seguridad ni equipo deportivo de protección.
  • Lesión en la cabeza u otro traumatismo, como traumatismo torácico o fractura de cadera.
  • Trabajar o realizar actividades que impliquen altura.
  • Estar rodeado de violencia.

Cómo diagnosticar una fractura de cuello uterino o una fractura de cuello

Su médico generalmente le preguntará acerca de sus síntomas y lesiones y su condición médica general para diagnosticar una fractura cervical. Luego, el médico realizará un examen físico alrededor del cuello para examinar el área lesionada.

También se realizará un examen neurológico completo para identificar cualquier daño nervioso o de la médula espinal que pueda haber causado esta fractura. Además de estos exámenes, también se pueden realizar varias pruebas de imagen para confirmar el diagnóstico de una fractura cervical. Algunas de las pruebas por imágenes que se realizan comúnmente son:

  • Rayos X Rayos X Esta prueba se realiza para determinar qué parte del hueso del cuello está fracturada.
  • Resonancia magnética. Esta prueba generalmente se realiza para buscar daños en la médula espinal que pueden resultar de una fractura en el cuello.
  • Tomografía computarizada. Esta prueba generalmente se realiza para identificar lesiones en el hueso que no son visibles en las radiografías y para determinar si la médula espinal está comprimida por una acumulación de sangre.

Tratamiento de fracturas de cuello

Una vez que tenga una lesión en el cuello, es importante que no se mueva ni se mueva antes de ser tratado por un profesional médico competente. Mover el cuello y otras partes del cuerpo puede aumentar las posibilidades de daño a la médula espinal.

Además, puede experimentar lesiones en otras partes de su cuerpo junto con una fractura cervical, como una fractura espinal. Por lo tanto, si se sospecha una fractura de cuello, se debe inmovilizar el área de la cabeza y el cuello con un collarín, una vez que ocurra la lesión, hasta que se pueda confirmar el diagnóstico de un médico.

Para los deportistas que se lesionan durante la práctica deportiva, la inmovilización se puede realizar con un casco o hombreras que se utilizan durante la práctica deportiva, hasta que se lleve a cabo un examen médico. Una vez que se haya confirmado el diagnóstico de una fractura cervical, generalmente recibirá tratamiento para la fractura para reducir el dolor y ayudar al proceso de curación.

El tratamiento administrado puede ser diferente para cada paciente. Esto depende de la parte del hueso que se haya roto, el tipo de fractura, la gravedad, la lesión o el daño a la médula espinal que pueda ocurrir, y la edad y la condición médica general del paciente. Sin embargo, en general, aquí hay algunos tratamientos para las fracturas de cuello que se administran comúnmente:

  • Drogas

El dolor debido a una fractura en el cuello suele ser insoportable. Por lo tanto, generalmente se administrarán analgésicos, como el paracetamol, para ayudar a tratar esta afección. Según lo informado por Advanced Orthopaedic, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina o el ibuprofeno, generalmente no son una opción porque se dice que interfieren con la curación ósea.

  • Collarín cervical o collarín

Un collarín cervical o collarín es un dispositivo ortopédico o de apoyo, como un collar, para evitar el movimiento del cuello durante la curación de un hueso roto. Esta herramienta puede mantener el hueso roto en la posición correcta durante el proceso de curación.

Por lo general, se usa un collarín cervical o un collarín en casos de fracturas de cuello menos graves, como las fracturas por compresión en personas con osteoporosis. La duración de su uso puede llegar a las 6-8 semanas hasta que el hueso roto sane o se vuelva a unir. Sin embargo, a veces también se usa después de que el hueso ha sanado para volver a estabilizar el cuello.

  • Yeso, chaleco halo o tracción

En el caso de fracturas cervicales más complejas o graves, el aparato ortopédico o el collarín suelen ser más rígidos. Esta herramienta puede ser un chaleco halo (hola chaleco), tracción, un yeso para fracturas más rígido o una combinación de estos para evitar el movimiento y mantener el hueso en la posición correcta durante la cicatrización.

El uso de estas herramientas generalmente puede llevar más tiempo, alcanzando de 8 a 12 semanas o de 2 a 3 meses, hasta que el hueso sane.

  • Operación

La cirugía de fracturas también se puede realizar para tratar fracturas de cuello uterino. Generalmente, la cirugía o cirugía se realiza cuando el hueso roto se desprende o se aleja de su posición normal.

Mediante un procedimiento quirúrgico, estas fracturas se vuelven a alinear a su posición normal y se utilizan placas, tornillos o cables para mantener unidas las piezas de hueso. Además, la cirugía también se realiza a menudo para reducir la presión sobre la médula espinal debido a las fracturas cervicales que se producen.

  • Terapia

Después de la curación, deberá realizar fisioterapia o rehabilitación para restaurar la fuerza de los músculos del cuello que tienden a estar rígidos debido a las fracturas. Esta terapia también es útil para mejorar la estabilidad y proteger mejor la columna cervical. Por lo general, la fisioterapia dura varios meses o incluso años hasta que su cuello esté completamente curado y pueda reanudar sus actividades normales.

También es posible que necesite otros tipos de terapia, como terapia ocupacional o psicoterapia, si la fractura cervical ha afectado la médula espinal y los nervios y ha causado parálisis. Esta terapia puede ayudarlo a realizar actividades normales, como el trabajo o la vida social. Siga los consejos de su médico sobre la necesidad de esta terapia o rehabilitación.

Cosas que ayudan al proceso de curación de la fractura cervical.

El proceso de curación de la fractura puede variar de una persona a otra, según la edad, la gravedad y el estado de salud de cada paciente. Los niños y los pacientes que gozan de buena salud pueden recuperarse más rápido que los mayores o que padecen determinadas afecciones médicas.

Una persona con poca gravedad puede recuperarse en unas pocas semanas. Sin embargo, en los pacientes más graves pueden someterse a tratamiento durante meses.

Además de estos factores, debe descansar para ayudar a acelerar el proceso de curación. No se apresure a volver a sus actividades normales ni participe en ciertos deportes sin el conocimiento de su médico. En realidad, esto puede aumentar el riesgo de daño permanente o incluso parálisis, lo que requiere que se someta a una rehabilitación a largo plazo.

También se le aconseja que haga ejercicio todos los días según los consejos de su fisioterapeuta o terapeuta ocupacional. Recuerde, siempre seguir los consejos de su médico y terapeuta para ayudar en el proceso de curación y recuperación, incluyendo comer los alimentos recomendados para las fracturas y evitar diversos tabúes.